Brochas de afeitar

El tipo de brocha de afeitar que conocemos en nuestros días se remonta a la década de 1750, en Francia. La calidad de las brochas variaba enormemente así como los materiales que se usaban para la fabricación de los mangos, que iba de lo común a lo exótico. Eran comunes las brochas con mangos hechos de marfil, oro, plata, caparazón de tortuga, cristal y porcelana. Las brochas más caras se fabricaban con pelo de tejón y las más baratas con pelo de cerda

Durante el siglo XIX, cuando a los hombres les resultó más práctico adquirir sus propias navajas para afeitarse ellos mismos en lugar de ir a una barbería, la brocha de afeitar se convirtió en un símbolo de estatus social, siendo las brochas más caras las que reflejaban el bienestar económico de un hombre y su familia.

En la actualidad, la producción de brochas de afeitar es, principalmente, Europea, donde la caza del tejón está prohibida por ley, siendo necesario recurrir a la importación desde países en los que sí se permite la caza de este animal.

A la forma tradicional, desaciendo el jabón con enérgicas pasadas de tu brocha, para luego aplicarlo en tu cara con un suave masage y preparar tu barba para su total aniquilación.

Si en tu afeitado diario te gusta aplicarte la espuma con pastilla y brocha, échale un vistazo a esta pequeña selección y hazte con una de ellas.

Iumer – Cepillo de cerdas de Afeitar para Hombre, diseño de Calavera
Brocha de afeitar para barba, cepillo de mango con cabeza de calavera

Precio + envío: 15,00€ + 5,35€

Precio: 26,59€