Escobillas de baño

La escobilla de baño, inventada en 1932, es un utensilio diseñado para la limpieza del interior del inodoro, usándose generalmente en la limpieza rutinaria de la taza del retrete, pero también para desprender restos orgánicos adheridos a la misma.

Una escobilla típica de baño consiste en un mango largo que dispone, en uno de sus extremos, de una agrupación de cerdas duras, situadas alrededor del mismo y que adoptan una forma redondeada en la punta. Hoy en día, las escobillas de baño se hacen generalmente de plástico, pero originariamente se fabricaron de madera, con cerdas de cerdo o pelo de caballo, buey, ardilla o tejón, siendo este el rudimentario inicio de lo que hoy conocemos.

 La escobilla se coloca, normalmente, en posición vertical dentro de un soporte que consiste, en ocasiones, en tubos que ocultan totalmente el utensilio. En el cuarto de baño, se sitúa en un lugar discreto, alejado de los ojos del visitante, generalmente en la parte lateral y posterior del retrete.

Hay que limpiar bien el restregón cuando el monstruo ha caído desde lo alto, así que frota y deja reluciente el punto de impacto con una escobilla que tenga una calavera y haz un discreto y silencioso mutis por la izquierda.

Design Toscano CL54941 – Figurín para jardín
Nemesis Now Black and White Chequered Skull
Nemesis Now Flame Pattern Skull Toilet Brush Holder
Nemesis Now Death – Escobilla de baño
Veronese 708 – 7495 Baños de Calavera Escobillero

Precio: 38,76€

Precio: 19,72€

Precio: 18,67€

Precio: 17,74€

Precio: 49,24€