El osario de la iglesia de Wamba

La iglesia Mozárabe de Santa María de la O, en Wamba (Valladolid), en la comarca de los Montes Torozos y originaria del siglo VII, guarda un tenebroso secreto. Un osario que podemos encontrar en una de sus pequeñas estancias, de tan solo 6×4 metros, conocido como Osario de Wamba.

Vista panorámica de la localidad de Wamba.
Iglesia de Santa María de la O.

En esta sala, apta solo para estómagos curtidos, podemos ver, amontonados contra las paredes, los huesos y calaveras de, según estimaciones, alrededor de 1500 personas (hombres, mujeres y niños), los cuales se datan entre los siglos XIII y XVII, siendo esta una forma un tanto peculiar de decorar una estancia (o de guardar unos restos humanos, según si queremos verlo de este modo).

Estos restos, provenientes probablemente del vaciado de algún camposanto o de la recogida de cadáveres de algún hospital de la época, son una pequeña parte de lo que hubo en su momento, ya que el Doctor Gregorio Marañón recogió una gran parte de ellos (se dice que se llevó dos camiones cargados hasta los topes) y los trasladó para su estudio a la Universidad Complutense de Madrid, de donde jamás regresaron al pueblo al que pertenecen.

Siendo en la actualidad (y desde hace ya muchas décadas) una atracción turística, que se puede visitar como si de un museo se tratara, el Osario de Wamba impacta y no deja indiferente a ningún visitante que se acerque a contemplar este macabro recordatorio de nuestra mortalidad.

El osario, tal y como se encuentra a día de hoy.

Espectacular monumento y culto a la muerte, el Osario de Wamba se mantiene en buen estado de conservación, para que el visitante pueda contemplarlo y admirarlo como es debido.

Sígueme en: