Paraguas

Hasta comienzos del siglo XVIII, la lluvia obligaba a los caballeros a pasearse cubiertos con un sombrero de cuero de ala ancha y amplias capas que preservaban sus ropas, pero no impedían que acabaran empapados. Las señoras, por su parte, adoptaban tales capas masculinas, se quedaban en casa o, si sus obligaciones no se lo permitían, se sometían a las inclemencias del tiempo. Así fue hasta que un francés llamado Jean Marius tuvo la genial idea del paraguas plegable.

Los antecedentes directos del ingenio de Marius fue, sin duda, el paraguas-parasol inventado en China en el siglo I después de Cristo, que era un artilugio articulado que podía abrirse y cerrarse, o los nuevos modelos de sombrilla con la tela impermeabilizada con ceras o aceites que aparecieron en Italia en el siglo XVI. Pero sólo Jean Marius consiguió acabar, en 1705, con el hecho de que la lluvia fuera sinónimo de reclusión.

Su paraguas se componía de una cubierta de tafetán verde, debidamente engomado para que fuera impermeable, dispuesta sobre una estructura metálica muy parecida a la de los paraguas actuales, que permitía abrirlo, cerrarlo y plegarlo. Pesaba entre 140 y 170 gramos y, una vez plegado, se podía guardar en el bolso o colgarlo de la cintura. Para cerrarlo se apretaba un botón y para abrirlo sólo se tenía que extender el mango, realizado en acero, madera y cobre. Disponía, además, de una cuerda que evitaba que el viento lo girase y de una funda para guardarlo plegado.

Marius comprendió que la publicidad era la clave para promocionar y vender su paraguas. Así, acudió a Versalles, seguro de que si contaba con el aval de Luis XIV no tardaría en situar su invento entre los objetos de lujo que estaban consagrando a París como el paraíso de todo amante de la moda de la época. El rey quedó tan impresionado con el ingenio que, en 1710, no dudó en promulgar un privilegio real (el equivalente a las modernas patentes) que garantizaba a Marius el monopolio sobre la producción del paraguas plegable durante cinco años. Por añadidura, multaba a quien lo copiara con mil libras (unos 40.000 euros).

Si sale un día lluvioso y gris, probablemente no vas a tener ganas de salir a la calle, pero si es inevitable, al menos asegúrate de llevar contigo uno de estos espectaculares paraguas… Pero no te pongas a cantar y chapotear en los charcos.

ISAOA Paraguas Plegable de Doble Capa
XiangHeFu – Paraguas invertido de Doble Capa
jstel doble capa puede calaveras rosas
MNSRUU Paraguas invertido/reversible
ISAOA Paraguas Plegable de Doble Capa

Precio + envío: 36,54€ + 1,06€

Precio + envío: 27,92€ + 5,99€

Precio + envío: 30,16€ + 2,99€

Precio: 36,76€

Precio + envío: 36,67€ + 1,06€