Relojes de bolsillo

La construcción del reloj de bolsillo se debe a la inclusión del resorte o muelle en espiral en el mecanismo de los relojes. Fueron inventados en Francia a mediados del siglo XV. Al principio, tenían una forma cilíndrica, pero en Núremberg se construyeron con profusión y en forma ovoidea, por lo que se les llamaba huevos de Núremberg. Estos relojes pronto fueron conocidos por toda Europa y su invención se le atribuyó a Peter Henlein, nativo de la ciudad Alemana.

Tiempo después de su aparición, se construyeron ejemplares de extrañas formas, con complicados movimientos relativos a la astronomía y al calendario. En la mitad del siglo XVI aparecen preciosos relojes de bolsillo con las cajas finamente talladas, caladas o pintadas con esmalte, en forma de cruz, de calavera y de viversos animales, como el perro, el león, el conejo o la paloma. También se construyeron relojes astronómicos de bolsillo.​ Su precisión era deficiente, aunque hubo mejoras.

Los relojes de bolsillo eran considerados mecanismos raros y costosos que solamente la clase alta de la sociedad podía adquirir. Los primeros relojeros fueron herreros, cerrajeros o fundidores de cañones, artesanos expertos en la elaboración de metales. Pero al ser objetos de lujo, constituían y motivaban el frenesí por la decoración suntuosa propia del Renacimiento y del Barroco, por lo que fue necesario que los relojeros poseyeran el arte de la orfebrería, pues a menudo se utilizaban materiales preciosos. Fue entonces cuando en Francia, Alemania, Italia y en muchos otros lugares surgió una clara distinción entre los constructores de grandes relojes públicos y los constructores de pequeños relojes de pared y de bolsillo.​

Para los siglos XVI y XVII, los relojes privados dejaron de ser una rareza, pero solo en el siglo XVIII se comenzó la producción en masa, con la consecuente disminución en el precio. Para el año 1784 ya había en Dubrovno (Bielorrusia) una fábrica de producción de relojes de pared y de bolsillo, que fue trasladada a Kupavno (cerca de Moscú) en 1792.

Cuando los centros relojeros de Núremberg y Augsburgo entraron en crisis, Londres y Ginebra ocuparon su lugar. Es hacia el año 1580 cuando aparece documentación de relojes de bolsillo Ingleses, que fueron reproducciones exactas y carentes de originalidad de los relojes Franceses y Alemanes. En 1680, los relojeros Daniel Quare y Edward Barlow construyeron dispositivos para relojes de pared y de bolsillo que daban las horas siempre que se presionara un pulsador o se tirase de un cordoncillo.

Elegancia y distinción en niveles estratosféricos es lo que obtendrás si usas uno de estos tremendos relojes para llevar guardados en el bolsillo de tu chaqueta.

Valen tanto para cosplay como para un uso práctico diario, siendo perfectamente funcionales y extremadamente sensuales.

Reloj de bolsillo JewelryWe, de bronce envejecido
Huang – Reloj de Bolsillo para Hombre
Reloj de Bolsillo Rock Punk Cadena Calaveras Rosa
HELBOD Reloj de Bolsillo Diseño único de Calavera
Morfong – Reloj de Bolsillo Unisex de Cuarzo

Precio: 9,99€

Precio + envío: 10,69€ + 3,49€

Precio + envío: 15,90€ + 5,10€

Precio + envío: 38,58€ + 4,98€

Precio: 17,59€