Tapices

El origen histórico de los tapices decorativos responde a la necesidad de decorar los muros, función que también cumplían las pinturas murales Egipcias y los relieves Asirios, pero a la que sumaban su capacidad para abrigarlos. Los tapices se remontan a los primeros tiempos del tejido decorado.

Entre las pinturas de uno de los célebres hipogeos de Beni-Hassán se halla representado un telar idéntico a los de Alto Lizo, en el que trabajan dos tejedoras, y en otras pinturas del antiguo Egipto se dibujan cortinas que parecen de tapicería. El mismo carácter se descubre en varios relieves de los palacios Asirios.

Entre las descripciones del Tabernáculo Judío se encuentra la del suntuoso tapiz ordenado por Moisés a modo de tienda del desierto (Éxodo 36-39). También la Biblia recoge la existencia de la cortina o velo del templo de Jerusalén, dispuesta por Salomón con gran magnificencia y que, según Flavio Josefo, era de arte Babilónico. No obstante, parece que en dichos cortinajes las figuras estaban bordadas y no tejidas.

Los antiguos Griegos debieron usar tapices decorativos, según se desprende de algunas decoraciones pictóricas de su cerámica. Así mismo los romanos, como lo revelan los cortinajes figurados en las pinturas murales de Pompeya, además de testimonios literarios de los que se infiere que dichas piezas procedían de Oriente. Salvo algún raro fragmento, no se conservan muestras de aquella época, aunque sí los tapices Coptos (tipología prolongada en las comunidades Cristianas Egipcias Medievales).

En la Edad Media, tanto en el Imperio Bizantino como en la Cristiandad Latina (por donde se difundió especialmente a partir del contacto con Oriente que supusieron las Cruzadas), costosos tapices embellecían los muros interiores de iglesias y palacios.

En la época del Gótico internacional, los tapices contribuían al esplendor de las grandes fiestas. Para cubrir las paredes de salones lujosos se empleaba también desde el siglo XIV o XV el guadamecí, y desde el siglo XVI el terciopelo de seda bordado y el damasco.

Un hermoso tapiz en la pared de tu salón, dormitorio o despacho, decorando de forma singular la estancia que tú elijas, le da una calidez especial y la hace mucho más acogedora, sobretodo si es un terrorífico tapiz con calaveras.

Homedb – Tapiz de pared con diseño de bandera americana
Toomjie – Tapiz de calavera, estilo bohemio, para decoración
Calavera flores pared Alfombra Halloween Cráneo hippie bohemio
GTZXHNM Tapiz De Pared,Colorido Calavera Abstracta Al Estilo Indio
Miueapera – Tapiz de calavera con diseño de flores

Precio + envío: 22,99€ + 3,00€

Precio + envío: 18,77€ + 5,00€

Precio + envío: 17,99€ + 2,00€

Precio + envío: 14,99€ + 8,65€

Precio + envío: 14,40€ + 4,60€