Vasos

El primer vaso lo obtenía el hombre primitivo cuando unía sus manos en forma de cuenco. Luego llegarían recipientes más sofisticados, como cuernos, cáscaras de frutos y trozos de madera vaciados, hasta que la alfarería se puso al servicio de todo tipo de necesidades domésticas.​ Las culturas más desarrolladas de la Antigüedad, han dispuesto de vasijas de cerámica que pueden considerarse precedentes del vaso. Progresivamente, las vasijas de barro vidriado aceptaron la competencia de metales y aleaciones.

A pesar de que, durante siglos, los vasos fueron de madera, metal y recipientes vegetales (cáscaras), en el siglo XXI, el material típico de fabricación es el vidrio (material por excelencia para la elaboración de vasos). Además del vidrio, los vasos pueden ser fabricados en distintos plásticos, papel, metal o cerámica, aunque estos últimos pueden ser también llamados pocillos.

En 1908, Hugh Moore, emprendedor industrial Norteamericano, ideó un ingenio de porcelana para servir un vaso con agua pura y fresca. El invento, parecido a los depósitos refrigeradores que más tarde se instalarían en las oficinas, constaba de tres compartimientos separados (el superior para el hielo, el central para el agua y un depósito para los vasos usados). Una placa recomendaba que no se reutilizasen los vasos.

Se instalaron algunos aguadores en puntos estratégicos de Nueva York, pero nadie compraba el agua de Moore, cuya empresa, constituida en Nueva Inglaterra, corría peligro de desaparecer. Pero su suerte cambió cuando un funcionario de la sanidad pública, el doctor Samuel Crumbine, se interesó por un aspecto inesperado del invento de Moore. En aquella época, el agua solía beberse en los grifos públicos con la ayuda de una taza metálica que rara vez se lavaba y mucho menos se esterilizaba. El doctor Crumbine vio en los vasos desechables del invento de Moore la clave de su cruzada sanitaria.

Aquel mismo año de 1908, Kansas aprobó la primera ley estatal para abolir las tazas comunitarias como parte esencial de una campaña antituberculosa, apoyada por el informe de un profesor de biología del Lafayette College que, tras colocar fragmentos de varias tazas públicas bajo un microscopio, había descubierto las alarmantes variedades de gérmenes allí presentes. Las medidas sanitarias se extendieron a otros estados. Ferrocarriles, escuelas y oficinas empezaron a comprar vasos de papel desechables, considerados a partir de entonces como garantía de salud.

Tómate un café, un refresco, un chupito o lo que requiera cada momento del día, pero hazlo en un vaso con forma o decoración de calavera.

Grandes, medianos y pequeños, transparentes y opacos, en distintos colores y formas, pero todos listos para que te tomes en ellos tu bebida favorita.

WIKEA Vasos Transparentes de Pirata Calavera de Doble Capa
6 vasos de chupito de calavera para vodka, 6 Schnapsgläser 25 ml
Gifts 4 All Occasions Limited SHATCHI-907 – Vasos de chupito
grandetalles Vaso de Plástico con Tapa y Pajita – Calavera y Rosas
Bristol Novelty – Vasos de chupito con forma de calavera (Set de 3)

Precio: 15,99€

Precio: 13,90€

Precio: 4,32€

Precio: 11,50€

Precio: 8,34€