Zapatillas deportivas

Lo más parecido a lo que hoy conocemos como zapatillas aparece a finales del siglo XVIII. Los fabricantes de caucho para ruedas de bicicletas y, más tarde, para coches, necesitaban deshacerse del exceso de producto, al que se encontró otros usos, como la fabricación de este calzado.

Las primeras zapatillas deportivas tenían la suela de goma y la parte superior de lona, con un diseño extremadamente sencillo. En Inglaterra se empezaron a llamar plimsolls, palabra de origen náutico. En Estados Unidos, en 1892, la U.S. Rubber Company diseñó unas zapatillas más cómodas, llamadas popularmente sneakers, puesto que al andar no se hacía ruido y así permitían Sneak up on someone (acercarse sigilosamente a alguien).

Con la invención del caucho vulcanizado, patentado por la empresa Good Year en 1839, las zapatillas deportivas también evolucionan. El primer precedente de las zapatillas deportivas fueron unos zapatos para jugar al croquet que llevaban concebidos desde 1876 por la New Liverpool Rubber Company y que sólo lucían personas adineradas.

Las primeras zapatillas que se comercializaron de manera masiva fueron las Keds, en 1916. Un año más tarde, Marquis Converse, fundador de la empresa Converse Rubber Shoe Company, sacó al mercado las primeras zapatillas específicas para jugar al baloncesto, las Converse All Stars.

Las Converse All Stars pasan a llamarse Chuck Taylor All Stars en 1923, nombre del jugador estrella del equipo de Indiana. Este jugador recorrería el país, primero como jugador y luego como vendedor, para dar a conocer el baloncesto y las Converse a millones de americanos. Con ellas también nacía el mítico parche redondo que representaría la hegemonía de Converse en el mercado de las zapatillas de baloncesto hasta finales de la década de 1960. Converse, actualmente propiedad del gigante Nike, presume de que son el modelo de deportivas más vendido de la historia.

Por otro lado, la marca P.F. Flyer, creada por B.F. Goodrich, patentó en 1933 la tecnología de la plantilla Posture Foundation, que supuso una innovación en comodidad y rendimiento para correr. De esta compañía fueron originalmente las zapatillas Jack Purcell, en honor al famoso jugador de bádminton. El calzado Goodrich se hizo conocido sencillamente como P-F (Posture Foundation) en 1937. Las tendencias de la moda en los 40 y 50 vieron cómo las P.F. Flyers escapaban de los gimnasios y canchas para convertirse en un calzado de calle.

Durante los años 50, las zapatillas se asociaron con el mercado emergente relacionado con los adolescentes. Eran un tipo de calzado barato y duradero, idóneo para hacer deporte. Las chicas preferían las keds, mientras que los chicos solían llevar las chucks.

Para hacer largas caminatas, senderismo, correr o cualquier otra actividad que requiera moverse a una determinada distancia con intensidad y vigor, estas zapatillas pueden ser adecuadas para que realices tu deporte o tu rutina de ejercicio diaria.

Flowerwalk – Zapatillas de Lona con Cordones
Zapatillas de deporte de Polero
Chaqlin Zapatillas de tenis con estampado de calavera
chaqlin Zapatillas de Deporte
Rock Rebel by EMP Walk The Line

Precio + envío: 28,99€ + 3,00€

Precio: 18,65€

Precio: 29,99€

Precio: 26,99€

Precio: 46,99€